Yemen afronta actualmente “una de las crisis alimentarias más graves del mundo”, según ha informado la ONU, alertando hoy de que unos 17 millones de yemeníes (el 69,6% de la población atendiendo al censo de 2013), precisan “asistencia urgente” para evitar el riesgo de morir de hambre en los próximos meses.

El mismo organismo ha revelado que la cifra de personas en la citada situación ha crecido un 21% desde junio de 2016, de manera que la situación de “emergencia” alimentaria afecta ya a 20 de las 22 provincias del país e implica que 2,2 millones de niños padecen en estos momentos de desnutrición ‘aguda’ (462.000 de ellos, ya en estado grave y con diez veces más riesgo de muerte que un niño sano).

La “crisis” guarda estrecha relación con la guerra civil que padece el país desde marzo de 2015 y que enfrenta a las fuerzas leales al presidente Hadi con los rebeldes Houtíes.

Según el informe de la ONU, el conflicto armado – por el que han muerto al menos 10.000 personas – ha conllevado que el 80% de los hogares yemeníes vean empeorada su situación económica, se limite la producción de alimentos, se interrumpa la importación y colapsen los servicios públicos y las redes de asistencia social. Tanto es así que las provincias de Taiz y Hodeidah, productoras de alimentos y objeto de una “violencia intensa en los dos últimos años”, tienen ahora las tasas más altas de malnutrición del país.

Así las cosas, la ONU ha denunciado que los bandos involucrados en el conflicto “se niegan a sentarse a dialogar una salida” y ha reiterado su petición de que las partes permitan el acceso de la ayuda humanitaria a las principales ciudades, que ahora está restringido por la inseguridad.

Sobre El Autor

Fundador y Administrador de Clave Mundial. Sueño con regalar verdades, vivo para intentarlo. Twitter: @jjherz7 Mail: jhernandez.10@alumni.unav.es

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.