Al menos 321.358 personas han muerto en Siria desde el inicio del conflicto allá por el 15 de marzo de 2011, según ha informado este lunes el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Cerca de un tercio de los fallecidos corresponden a civiles (96.073), de los cuales 17.411 eran menores y 10.847, mujeres.

La misma ONG no ha descartado que la cifra total gire en torno a los 406.000 muertos y ha advertido que no incluye en su registro a los 45.000 civiles fallecidos por torturas en cárceles y centros de detención de las fuerzas gubernamentales del presidente Bashar Al-Assad, ni a las más de 7.000 personas secuestradas por fuerzas rebeldes como el Estado Islámico.

Según ha añadido el Observatorio, por lo menos dos millones de personas han resultado heridas y otros doce millones se han convertido en refugiados o desplazados internos.

La información del OSDH ha llegado en el mismo día en que UNICEF ha denunciado el agravamiento de la situación de los menores en el conflicto: en 2016 más de 850 fueron reclutados para luchar en el conflicto (el doble que en el año anterior).

De acuerdo con la misma ONG, en estos momentos alrededor de 2,8 millones de menores viven en “zonas de difícil acceso” para la ayuda humanitaria y 280.000 viven “bajo asedio” casi completamente aislados de cualquier asistencia.

Sobre El Autor

Fundador y Administrador de Clave Mundial. Sueño con regalar verdades, vivo para intentarlo. Twitter: @jjherz7 Mail: jhernandez.10@alumni.unav.es

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.