El candidato de la “Revolución Ciudadana” y por consiguiente de Alianza País, Lenín Moreno, se quedó a las puertas de la presidencia. El delfín del presidente Rafael Correa no alcanzó el 40% de los votos y tendrá que enfrentarse en el mes de abril, justamente el 2, al candidato Guillermo Lasso, un exbanquero representante de Alianza CREO-SUMA.

El resultado ha puesto en el centro de la opinión pública internacional la “Revolución Ciudadana” que acuñó Correa cuando entró al Palacio de Carondelet en el año 2007. Pasados diez años, resulta innegable que Ecuador ha ido sumando cada vez más importancia en la política regional al ser parte de la alianza de pueblos latinoamericanos creados por los difuntos Fidel Castro y Hugo Chávez. También fue importante el apoyo del pueblo ecuatoriano a la nueva Constitución propuesta por el presidente un año después de llegar al poder. Logrando varias victorias en las urnas ecuatorianas, Correa logró consolidar una nueva trayectoria, más a la izquierda, para el país.

También fue capaz Correa de firmar un acuerdo comercial que entró en vigencia en enero de este año con la Unión Europea, un paso más para la consolidación económica del país. No obstante, muchos cuestionan su gestión económica haciendo hincapié en que el ascenso del país ha sido gracias a la renta petrolera y es ésta la causante por la que hay tantos subsidios. No sería cuestión de una producción de un alto nivel sino de la extracción de recursos naturales por la que Ecuador hubiese crecido tanto, una crítica hecha a otros países como Venezuela y Bolivia.

Al igual que en estos países, indudablemente, el Ecuador de Correa dedicó también especiales esfuerzos a defender su “soberanía” del “imperialismo estadounidense“.

Al ser víctima de un desastre natural creada por Chevron, el Estado tomó cartas en el asunto y afrontó el derrame de 80.000 toneladas de residuos petrolíferos desde 1964 a 1992. El Tribunal obligó por tanto a la empresa a pagar 9.500 millones de dólares. La Constitución de 2008, en la misma línea, prohibió el establecimiento de bases militares extranjeras en la nación y por ese motivo, la Base Militar de Manta utilizada por Estados Unidos fue clausurada.

Al margen del nacionalismo, lo cierto es que la gestión de Correa fue reconocida por el Foro Económico Mundial al pasar del puesto 10 al 1 en calidad de vida en Latinoamérica. En el tema de salud, Ecuador pasó a tener 22 personas formadas en Medicina por 10.000 habitantes cuando antes el número era 9.

Aún así, evidentemente, el actual presidente no es del gusto de todos los ciudadanos ecuatorianos y esto se ha visto en cómo han votado muchos en bloque a favor de Guillermo Lasso aunque en detrimento de Cynthia Viteri, la candidata del Partido Social Cristiano. En abril, de todas formas, la oposición podrá votar a un único candidato con la meta de no prolongar más la Revolución Ciudadana.

Con estos comicios, en suma, no se votará únicamente el cambio o no de un presidente sino que para muchos la llegada de Lenín al poder sería poner piezas a favor de la absoluta consolidación del socialismo en Ecuador, temiendo la desdemocratización del país.

Una de las leyes que dieron pie al miedo a perder la libertad fue la puesta marcha de la Ley de Comunicación en 2013. Con leyes polémicas como el Artículo 18 que obligan a los medios de comunicación a dar noticias de interés público bajo multas. Toda aquella noticia que no es del gusto del Gobierno puede ser censurada para el bien de la nación, según la autoridad ecuatoriana. De ese modo, no se puede escribir ni hablar de los casos de corrupción de los políticos que están en el poder. Eso, argumentan, sería una herramienta de Estados Unidos y sus aliados opositores para ir en contra del pueblo…Pero este tendrá ahora que dar su veredicto.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.