Fue la inestabilidad de la vanguardista república la que derivó en la coronación de Napoleón Bonaparte como cabeza del primer imperio francés allá por 1804. Y poco más de dos siglos después, el péndulo de la historia vuelve a hacer de las suyas. Ocho de cada diez franceses consideran que hace falta un líder capaz de romper las reglas de la Quinta República Francesa para arreglar el país, según una reciente investigación de Ipsos.

La pesquisa corrobora el temor de los franceses al terrorismo y su enfado con el desempleo y los impuestos del Gobierno del socialista François Hollande, sentando las bases del escenario político que muestran los sondeos a las puertas de los comicios presidenciales del próximo 23 de abril.


Las últimas encuestas colocan a la nacionalista y ultra derechista antiUE y antiglobalización Marine Le Pen como eventual ganadora de la primera vuelta de los comicios y anticipan un ballotage entre ella y el también conservador – aunque no antisistema – François Fillon.

La ola ‘autoritarista’ parece tender a extenderse a otros países como Italia (el 68% apoyaría un líder dispuesto a romper las normas) aunque tiene su cara opuesta en el otro gran bastión europeísta, Alemania: apenas dos de cada diez alemanes acogerían un líder autoritario, apoyando la mayoría, según reflejan las encuestas, la continuidad de Ángela Merkel.

Sobre El Autor

Fundador y Administrador de Clave Mundial. Sueño con regalar verdades, vivo para intentarlo. Twitter: @jjherz7 Mail: jhernandez.10@alumni.unav.es

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.